Jorge Mendonça

Jorge Mendonça y su increíble trayectoria profesional

Jorge Mendonça, también conocido como Jorge Mendoza, fue el primer jugador nacido en Angola que llegó a la primera división de España para fichar por el Atlético de Madrid con solo 19 años de edad.

Jorge Mendonça en el Atlético de Madrid

Primer jugador angoleño que juega en España

Como João Félix, Jorge Mendonça llegó a España a los 19 años donde tuvo una brillante carrera con muchas historias que contar.

Jorge Mendonça, o Mendoza, como se le llamó futbolísticamente en España, fue el primer angoleño en jugar en la primera división española, tras su fichaje por el Atlético de Madrid. Tenía 19 años cuando partió rumbo a España, en 1957 para jugar los últimos 8 partidos con el Deportivo de la Coruña en segunda. Tenía precisamente la misma edad que el portugués João Félix.

Igual que el jugador actual del Atlético, Mendonça también fue delantero y se convirtió en una de las leyendas del club madrileño, donde estuvo nueve temporadas. «No conozco muy bien a João Félix, solo he visto algunas imágenes, pero estoy convencido de que el Atlético tiene un cerebro que entiende mucho de fútbol, ​​y si van a pagar tanto es porque hay algo bueno en él«, comento Mendonça tras el fichaje de João Félix, por el club rojiblanco.

El exjugador, que ahora tiene más de 80 años, quedó impresionado por los 120 millones de euros que pagó el Atlético. “El mercado está loco desde hace muchos años. Cuando vine a España no costaba ni un céntimo, pero me suelen decir que estos días yo no tenía precio”, comentó entre risas y dejando un deseo: “ Espero que João Félix responda a las expectativas creadas, pero hay que tener en cuenta que la Liga española es muy dura y encontrarás defensas más difíciles de regatear». Mendonça en el momento de su fichaje deseó mucha suerte a João Félix y que triunfara sin dejarse llevar por la gloria que suele ser efímera.

Del Sporting de Luanda al Deportivo de la Coruña

Jorge Mendonça nació en el seno de una familia de sportinguistas y su padre fue incluso fundador, jugador y entrenador del Sporting de Luanda. Allí comenzó a dar sus primeros pasos en el fútbol hasta que, con 11 años, se trasladó a Lisboa y al Sporting, donde se formó. Tras su etapa de formación tiene que dejar el club de Alvalade. No tuvo sitio en el ataque y se tuvo que marchar al Braga. «Como solo me permitieron jugar en el primer equipo cuando tenía 18 años, tuve que estar un año sin jugar«.

En el Sporting de Braga brilló en la temporada 1957-1958 y tuvo el placer de jugar junto a los hermanos Fernando y João. Ahí es cuando se produce un giro inesperado en su carrera profesional. “El campeonato había terminado en Portugal, pero en España aún faltaban ocho jornadas y el Deportivo de la Coruña corría el riesgo de descender a la 3ª División. Un amigo de mi padre, un gallego que vivía en Braga, casi de rodillas nos preguntó ir a ayudar al club. Y como quería jugar en España acepté«, comentó.

Ferdinand Daucik ficha a Mendonça para el Atlético de Madrid

Fue solo con su hermano Fernando porque los equipos solo podían tener dos extranjeros. “Fuimos como una droga para el equipo, que empezó a correr y jugar como nunca. Terminamos ganando siete de los ocho partidos y salvamos al Deportivo”, añade.

El viaje a A Coruña cambió la vida de Mendonça. “A Ferdinand Daucik, entrenador del Atlético de Madrid y suegro de Kubala, un amigo le habló sobre mí. Daucik viajó a A Coruña para ver un partido. que no lo identificarían por sus canas. Y justo en el descanso del partido le dijo al director del Depor que me quería llevar. Luego habló con mi padre y me preguntó si quería ir. Yo inmediatamente dije que sí«, revela, recordando que «tenía una gran admiración por Di Stéfano, Puskas y quería ser como ellos«.

Tras salvar al Deportivo viajó a Madrid. “Ganaba poco [unas 300 mil pesetas], pero ya competía con las estrellas. Y una de ellas era Vavá, un brasileño que acababa de ser campeón del mundo”, comenta Mendonça, dando por hecho que rápidamente se consolidó en el equipo. . “Yo era un jugador muy completo. Tenía un juego de cabeza excepcional y saltaba mucho… No tenía nada que envidiar a Cristiano Ronaldo en ese aspecto. Además, tenía técnica, regate e hizo cosas nuevas en ese momento”.

Torero y pacifista

Entre la afición del Atlético, Mendonça se convirtió rápidamente en un ídolo. A día de hoy es invitado de lujo a muchos eventos de las peñas rojiblancas. «En estos encuentros suelen recordar un partido de Recopa de Europa con el Dinamo Zagreb, en el que marqué tres goles y en uno de ellos regateé a todo el equipo desde nuestra área por las calles de la ciudad. Fue increíble y empezaron a llamar. torero, porque eso era algo que solo se veía en la plaza de toros«.

A pesar de la calidad que desplegó sobre el césped español, Jorge Mendonça nunca fue internacional e incluso quedó fuera del Mundial de 1966, en el que Portugal quedó tercera. Según el propio Mendonça todo tiene una explicación: “Cuando ya estaba en Madrid tenía que ir a Portugal a hacer un reconocimiento militar y como la selección militar era campeona del mundo querían que me uniera. Pero yo ya tenía contrato con el Atlético y si me iba al ejército no podía. No juego en España, porque me escapé y me declararon desertor”, explica, recordando que el entonces técnico Armando Ferreira todavía quería convencerlo para que volviera. «Me prometió que no habría represalias, pero como yo era alérgico a los militares, inmediatamente dije que no«.

Cuando militaba en el Sporting de Braga fue convocado con la selección nacional para un partido amistoso con España. “La Federación pidió al Belenenses que jugara para ellos en un amistoso con el Valencia. Era una especie de prueba para ver si yo, un chico de 18 años, tenía capacidad para jugar en la selección. Viajé a Madrid con la promesa de jugar junto a Matateu, pero en el momento del partido, en el vestuario, el entrenador dijo jugaría Rocha de Académica. Eso indignó a todos los jugadores…»

Jorge Mendonça no estaba destinado a jugar en una selección. Tras nacionalizarse español, se unió a la selección española para disputar el Mundial de Chile en 1962. «Recibí un telegrama en casa diciendo que estaba convocado. Estaba tan feliz de ir a Canarias». descansar para estar bien para el Mundial. Cuando volví me dijeron que estaba fuera. Había algo de discriminación en España, acabaron yendo tres naturalizados, Di Stéfano, Kubala y un paraguayo que se llamaba Martínez”, comenta.

El partido contra Pelé y su amigo Eusébio

Mendonça llegó a  jugar con Di Stéfano y Puskas reforzando al Real Madrid en un partido amistoso. Pero una de las anécdotas que más le marcó fue el día que, con el Atlético, se enfrentó a Pelé, en un partido de preparación de Brasil para el Mundial de 1958, en Suecia. . . «Ese día, el diario Marca tenía una foto mía y de Pelé en las páginas centrales… ¡me compararon con él! Lo cierto es que hice un gran partido y al final el técnico brasileño Vicente Feola dijo que el Atlético de Madrid era Mendonça”, dice Mendonça con orgullo.

A pesar de no haber ido al Mundial de 1966 con la selección portuguesa, Jorge Mendonça tenía una buena relación con Eusébio, tanto que estuvieron a punto de coincidir en un mismo club. «Iba a ir al Benfica, Eusébio trató de llevarme, pero no tenían dinero para pagarme. Y en un año que Eusébio tuvo un problema con el contrato, me llamó para preguntar si había una posibilidad. de ir al Atlético le dije que no le dijera nada a nadie y que iba a hablar con la directiva del Atlético. En cuanto les avisé de esta posibilidad, levantaron las orejas… Eusébio, discutió con los directivos del Benfica, se enfadó y le dijo que el Atlético quería ficharle… Y entonces se acabó todo. El Benfica acabó cediendo y resolvieron las cosas«, explica el ex delantero, que recuerda a la «Pantera Negra» como «un jugador increíble finalizador, un auténtico bombardero«.

Jorge Mendonça vió a Di Stéfano, Puskas, Pelé, Eusébio, Maradona, Messi y Ronaldo, entre otros, y cuando lo retaron a decir quién es, para él, el mejor futbolista de todos los tiempos, dice que «no se puede decir que haya Es una que es la mejor de la historia del fútbol«. Había grandes jugadores. «Si me preguntas cuál es el mejor del momento, digo que es Messi, sin ninguna duda. Tiene una inteligencia fantástica«.

Traspaso al FC Barcelona

Tras nueve temporadas de rojiblanco, tocaba marcharse. “Un día estaba entrenando y vino un empleado del Atlético a llamarme para ir a casa del presidente Vicente Calderón. Me pareció raro y fui allí. Cuando llegué me encontré con el presidente del Barcelona Enric Llaudet. Calderón me dijo que me iba a llevar al Barça y yo ya tenía el billete para ir. Como el Atlético tenía problemas económicos y los sueldos atrasados, fui y firmé mi mejor contrato”, desvela, explicando que se revelaron 13 millones de pesetas (78.000€), pero que «otra parte de la transferencia no puede ser revelada«.

Este dinero resultó ser precioso para el Atlético. “Hubo muchos problemas legales con el municipio en la construcción del Estadio Vicente Calderón, principalmente por una vía que pasaba al lado y que amenazaba al club con tener que salir de ese lugar. El dinero de mi traspaso ayudó a desbloquear el problema y acabaron rematando el banquillo, con la carretera pasando por debajo”, cuenta, lanzando enseguida una broma: “En Bilbao había una situación parecida y vendieron a un jugador, Jesús Garay, para rematar un banquillo que empezaron a llamar ‘ chico de la tribuna do Jesús’. Me tendrían que haber hecho lo mismo… ‘La tribuna de Jorge‘», comenta entre risas.

Fichó por el Barcelona por tres temporadas. En 1969, con 31 años, se fue al Mallorca, la situación que vivió en el club balear dio lugar a  la creación de una nueva legislación para los futbolistas que llevó a Mendonça a ser fundador de la Asociación de Futbolistas Españoles. «Yo fui el que puso la primera piedra«, concluye Jorge Mendonça considerado por el diario El País como posiblemente el mejor jugador, con más clase, de la historia del Atlético de Madrid.

«Quiero llevar el walking football 7 a Portugal»

A sus más de 80 años, Jorge Mendonça sigue siendo un hombre muy activo que busca mantenerse en contacto con el fútbol. Está orgulloso de haber creado Fútbol 7 en Francia y de haberlo llevado, en 1984, a España. Recientemente presentó un nuevo proyecto, el Walking Football 7, que en la práctica no es más que un partido de fútbol jugado por siete jugadores de cada equipo, en el que no se permite correr. Una idea que surgió para cubrir las necesidades de aquellas personas con limitaciones provocadas por las lesiones, por ejemplo.

Esta idea la registré en propiedad intelectual aquí en España y ya he logrado reunir a varios ex futbolistas y otras personalidades. Y en los primeros días tuvimos un alto número de visitas en nuestra web. Incluso ye tenemos patrocinadores, con partidos ya programados en Turín u Oriente Medio. Es un comienzo espectacular de este proyecto”. Además Jorge Mendonça que el objetivo es “internacionalizar esta modalidad”. “Es una forma de que los exjugadores se queden en el fútbol. Y uno de los próximos pasos que queremos dar es llevar el Walking Football 7 a Portugal”, asume muy ilusionado con este proyecto.

(Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Autor: Redaccion | Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.