Fibromialgia

Fibromialgia

La Fibromialgia es una enfermedad que suele surgir de forma habitual, siendo su característica principal la aparición de dolor musculoesquelético completo y una sensación de dolor al momento de realizar presión en unos lugares específicos, conocidos como puntos dolorosos.

Este dolor es similar al que surge en las articulaciones. No es una enfermedad articular, ya que suele surgir en los músculos y en el tejido fibroso como son los ligamentos y los tendones.

Esta enfermedad suele surgir entre el 2 y el 6% de las personas, en especial en el sexo femenino, presentándose como un cambio único también conocida como fibromialgia primaria, o relacionada con otras enfermedades como es la fibromialgia concomitante.

¿Qué es la Fibromialgia?

Esta enfermedad se conoce como una situación crónica y complicada que origina dolores generalizados y sensación de cansancio intensa, a la vez que cuenta con gran cantidad de otros síntomas que los acompañan.

Existen personas que suelen describirlo como un dolor que se extiende de los pies a la cabeza. Suele aparecer en los tejidos blandos del cuerpo, sin generar dolor o inflamación en las articulaciones.

Esta situación cuenta con ciertas características que son similares a las generadas por el síndrome de astenia crónica o fatiga crónica, así como a la recién nombrada enfermedad sistémica por intolerancia al ejercicio.

Síntomas de la Fibromialgia

Los principales síntomas de esta enfermedad son el dolor y el agotamiento, a la vez que pueden surgir otros como:

  • Trastornos del sueño: originando que se pueda dormir las horas recomendadas para el descanso y de igual manera sentir cansancio al despertarse.
  • Anquilosamiento: dureza del cuerpo.
  • Aumento en la aparición de dolores de cabeza o en el área de la cara.
  • Malestar abdominal: surgiendo de manera frecuente problemas digestivos, dolores abdominales, meteorismo, estreñimiento y/o diarrea.
  • Problemas genitourinarios: incremento en la periodicidad o en la urgencia para orinar, sin que exista infección de la vejiga.
  • Parestesia: entumecimiento u hormigueo en algunas áreas del cuerpo, como en las manos o los pies.
  • Sensibilidad a la temperatura.
  • Problemas de la piel: surgiendo prurito, resequedad o manchas.
  • Síntomas del tórax: aparición de dolor en el pecho o en las zonas superiores del cuerpo.
  • Desequilibrio: dificultades de vértigo y/o del equilibrio.
  • Trastornos cognoscitivos: problemas para la concentración y pérdida de la memoria.
  • Sensaciones en las piernas: sensación difícil de controla para realizar movimiento en las piernas, suele surgir en el momento del descanso o del reposo.
  • Sensibilidad ambiental: hipersensibilidad a la luz, ruidos, olores y cambios en el clima.
  • Depresión y ansiedad.

Tratamiento

La Fibromialgia no tiene una cura definitiva, por lo que se recomienda una serie de tratamientos quiroprácticos que generen una disminución en el dolor y en los síntomas que lo acompañan, causando una  mejora en la calidad de vida de los pacientes.

La realización del tratamiento quiropráctico es un método bastante seguro y efectivo para generar una  mejora en estos pacientes, así como la realización de ejercicio físico suave todos los días.

Si el dolor es muy fuerte es posible que el médico indique la ingesta de analgésicos que los reduzcan de forma gradual, a la vez que puede recetar medicamentos conocidos como relajantes musculares y algunos fármacos antidepresivos, pero todos ellos suministrados bajo prescripción médica.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Autor: Redaccion | Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.