Hernia discal lumbar

Hernia discal lumbar

La hernia discal lumbar surge en uno de los amortiguadores cartilaginosos o discos localizados entre los huesos o entre las vértebras que apilados forman la espina dorsal.

Un disco espinal cuenta con un núcleo suave y gelatinoso envuelto por un anillo que tiene una dureza y gomosidad superior. Por lo que la hernia de disco surge cuando una porción del núcleo, se expulsa hacia afuera por medio de un desgarro en el anillo. Esto puede surgir en cualquier área de la espina dorsal y es en la región lumbar donde aparece de manera habitual, pudiendo generar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna.

Muchas personas no han sentido ningún tipo de síntoma y tienen una hernia de disco. Aquellas personas que suelen presentar síntomas pueden tener una mejora con la realización de algunos tratamientos, como el quiropráctico  y con el paso del tiempo.

Tratamiento quiropráctico de la hernia discal lumbar

El tratamiento quiropráctico origina resultados bastante efectivos en la disminución de esta dolencia, ya que reduce la subluxación vertebral causada por el desplazamiento del disco intervertebral.

En gran cantidad de casos favorece la recuperación de hernia discal lumbar, ya que manipula la columna con la realización de movimientos más veloces y con una mejor medición para poder reducir el nervio inflamado.

Síntomas de hernia discal lumbar

Una gran cantidad de las hernias de disco suelen surgir en la región lumbar y sus síntomas  van a variar según la ubicación del disco y la presión que genera en algún nervio, siendo lo más habitual que estas hernias afecten un solo lado del cuerpo.

Entre los síntomas más comunes tenemos la aparición de dolor las piernas, pudiendo surgir en los glúteos, el muslo y la pantorrilla, a la vez que existe pacientes que muestran dolor en algún área del pie.

Este dolor puede surgir al momento de toser, estornudar o cuando se realiza algún movimiento a posiciones concretas, siendo descrito como agudo o ardiente.

Existen personas que sienten entumecimiento u hormigueo que se extiende hacia toda el área del cuerpo a la que se enlazan los nervios afectados, así como debilidad de los músculos a los que se vinculan los nervios afectados con tendencia a debilitarse.

Factores de riesgo

Entre los elementos que pueden acrecentar el peligro de sufrir una hernia de disco son:

  • El exceso de peso del cuerpo ya que genera estrés extra a los discos de la región lumbar.
  • La realización de trabajos físicamente exigentes genera un riesgo superior de sufrir herniar, sobre todos aquellos en que se realizan movimientos repetitivos.
  • Existe pacientes que heredan la tendencia a sufrir de hernia de disco.
  • Existe la creencia de que fumar reduce el abastecimiento de oxígeno a los discos y haciendo que se deterioren con mayor rapidez.
  • El mantenerse sentado por largos períodos de tiempo y la vibración del motor del vehículo puede generar presión sobre la columna vertebral.
  • El sedentarismo ayuda en generación de la hernia de disco.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Autor: Redaccion | Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.