REPSOL beneficios indecentes

REPSOL beneficios indecentes

Repsol obtiene unos beneficios indecentes: duplica sus resultados y gana en el primer semestre más que en todo 2021, por eso decimos que tiene unos beneficios indecentes: La compañía obtuvo un beneficio neto de 2.539 millones de euros en este periodo, lo que mejora los resultados de un ejercicio récord como el anterior.

Decimos que son beneficios indecentes por la forma en que los obtienen y por el perjuicio que estos beneficios (para unos pocos) causan a muchos clientes y al medio ambiente.

En efecto, los beneficios de REPSOL no son debidos a una brillante gestión empresarial, sino que como ellos mismos reconocen son beneficios «caídos del cielo», aunque REPSOL le echa una manita al cielo para que caigan más beneficios para ellos: en efecto, aunque esté haciendo un viento que arranque la pintura de las fachadas, los aerogeneradores se pararán oportunamente y dejarán de producir energía eólica barata y renovable, para dar paso al consumo de gas, por lo menos durante una horita. De esta manera el coste marginal de la energía más cara (la que se obtiene con gas) se aplicará a todos los productores, sea cual sea su coste real.

Por increíble que parezca los ejecutivos de REPSOL, como los de IBERDROLA, y también los de CAIXABANK y los políticos son recompensados económicamente como si esta «brillante» gestión fuera cosa suya, o como si se les tuviera que recompensar por los beneficios que aportan a la sociedad (inflación de dos dígitos) o al medio ambiente. Estos altos ejecutivos pertenecen a la casta de los «self-payed-man», no a los hombres que se construyeron a sí mismos (self-made-man) sino a los hombres que deciden, ellos mismos, lo que deben cobrar. De esta forma se alcanzan los abusos que estamos contemplando: desde las tradicionales subidas de sueldo de los políticos recién nombrados, hasta los indecentes salarios y otros privilegios como planes de pensiones, cohe de empresa, ingresos en paraísos fiscales, etc. de los altos ejecutivos de bancos y energéticas.

Las petroleras como REPSOL logran beneficios indecentes y ya son las verdaderas ganadoras de esta crisis. Incluso la ONU pide un impuesto: Las ganancias récord de las principales compañías petroleras en el primer semestre son de una «avaricia grotesca que está castigando a las personas más pobres y vulnerables, mientras destruye nuestro único hogar común», se escuchó en Nueva York en plena crisis energética. No lo dijo Fidel Castro en su memorable discurso de 1979 ante las Naciones Unidas, sino el secretario general del organismo, un católico portugués afiliado al Partido Socialista y llamado António Guterres.

No olvidemos la génesis del ascenso de Antonio Brufau: Antonio Brufau era el socio de Arthur Andersen que hacía los informes de auditoria de CaixaBank cada año. Cuando los pufos contables de CaixaBank ya no se podían esconder debajo de la alfombra Antonio Brufau redactó un informe favorable a los intereses de Vilarasau, al día siguiente fue nombrado Director General Adjunto de CaixaBank, junto con Isidro Fainé (Opus Dei). A Antonio Brufau la «cayó» la guinda de las empresas participadas por CaixaBank y de rebote pasó a ser Presidente de REPSOL, la de los beneficios indecentes.

El consejo de Iberdrola gana 89.000 euros al día, más que Pedro Sánchez en un año y las cúpulas directivas de la eléctrica vasca, de Repsol y de Endesa recibieron una remuneración total de 51,54 millones, mientras desde el Gobierno se pide prudencia salarial, el consejo de administración de Iberdrola ganó 8,5 millones de euros entre enero y junio, prácticamente la misma cantidad que en el periodo similar de 2021. Una cifra a la que hay que sumar la entrega de 733.334 acciones derivadas de la última liquidación del bono estratégico 2017-2019. Un paquete de títulos que, a precios de mercado, tiene un valor de 7,65 millones de euros. En total, algo más de 16 millones.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, es el gran beneficiario, ya que el año anterior percibió 36.000 euros al día como remuneración total (13,2 millones), entre sueldo fijo, variable y acciones. Por su parte, la cúpula directiva de Iberdrola percibió 10,6 millones, casi a un millón de euros por cabeza entre sus once miembros, entre enero y junio. Si se toman en consideración las 568.334 acciones del Bono Estratégico, valoradas en 5,89 millones, la cantidad total asciende a 16,49 millones, unos 91.611 euros por día. Entre el consejo y los altos mandos, algo más de 32 millones.

El consejo de administración de Repsol los de los beneficios indecentes, al que Galán ha señalado sin titubeos por ser quien realmente se ha beneficiado de los altos precios de la energía y no Iberdrola, percibió 5,49 millones en el primer semestre. La alta dirección de la petrolera recibió 6,79 millones. En total, incluidos todos los conceptos, 12,28 millones; unos 68.000 euros al día. La multinacional presidida por Antonio Brufau ganó 2.539 millones en los seis primeros meses del ejercicio, el mejor resultado semestral de su historia, mientras que el beneficio de la eléctrica vasca fue de 2.075 millones, un 36% más que en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, Endesa retribuyó con 2,2 millones a su consejo de administración. Los miembros de la cúpula ejecutiva cobraron 5,06 millones, algo más por encima de los 4,87 millones recibidos entre enero y junio de 2021. En suma, 7,26 millones en un periodo en el que el beneficio del grupo fue de 910 millones, un 10% más.

De la misma manera los tipos de interés llevan a la banca europea a sus mejores resultados de la década, una vez más no se debe a la brillante gestión de los banqueros sino a factores externos o del entorno que, si se vuelven desfavorables necesitan de un rescate, pero si el entorno se vuelve favorable entonces los banqueros se reparten los beneficios: una parte para los altos ejecutivos y otra parte para los accionistas. Es lo que se conoce como «socializar las pérdidas y capitalizar los beneficios». Los bancos europeos tuvieron uno de sus mejores trimestres de la última década, gracias al aumento de las tasas de interés y los márgenes en la negociación de la deuda, en un trimestre marcado por una inflación récord. O sea que mientras la totalidad de la población se empobrece debido a la inflación los accionistas y los altos ejecutivos de la banca se enriquecen.

https://twitter.com/hendopolis/status/1561088844006580225/photo/1

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Autor: Josep Mª Reichardt | Artículos - Linkedin de Josep Mª Reichardt - Twitter
Josep Mª Reichardt es economista y MBA por ESADE, asesor financiero y consultor del sector turístico. Ha sido Director Financiero en GrupCaixa, gestionando de carteras de seis Fondos de Inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.